¿Por qué no quiero que Madrid albergue los Juegos Olímpicos de 2020?

Cobri, mascota extraoficial de Madrid 2020, sobre el logo de la candidatura.

Cobri, mascota extraoficial de Madrid 2020, sobre el logo de la candidatura.

Parece algo antipatriótico, e incluso antieconómico, defender desde España que Madrid no sea la sede de los JJ. OO. de 2020. Tras los intentos de 2012 y 2016 la de hoy será, dicen, la última oportunidad, y yo quiero que pase de largo porque:

  • No me creo que el 80% de las infraestructuras estén terminadas. Madrid no tiene estadio ni villa olímpica. El centro acuático es un pozo sin fondo, y Las Ventas debe cubrirse. Y eso que ya van gastados 6.000 millones.
  • Ni la ciudad, ni el país, recibirán ingresos directos por la organización de los juegos. Todo es para el COI.
  • No son creíbles las cifras de valor añadido que se barajan. Como son muy diversas,tomemos una opinión intermedia: un incremento del 0´4% del PIB y 150.000 puestos de trabajo, en una ciudad estancada y con más de 600.000 parados. La relación entre ese exiguo incremento del PIB y la creación de empleo no está demostrada, a no ser que se contabilicen los más de 60.000 voluntarios inscritos. Y ese 0´4% suponen unos 800 millones de € (comparar con los 6.000 gastados).
  • No es un proyecto de futuro. Supongamos que todos los buenos augurios económicos son ciertos, y que no nos pasa como a Montreal 76, Atlanta 96 o Atenas 2004, auténticos agujeros negros de dinero. ¿Qué pasaría con Madrid en el 2021? Saliendo desde una fortísima recesión, la villa y Corte centrará durante los próximos años todos sus esfuerzos en el sueño olímpico, olvidando a la economía productiva, ya bastante depauperada, para estrellarse tras la ceremonia de clausura contra el vacío más absoluto, sin un proyecto de futuro no finito, y con un paro creciente tras la destrucción de los eventuales puestos de trabajo creados por y para los Juegos.
  • No creo que organizar unos Juegos Olímpicos sea una prioridad. Arrodillados frente al autericidio, se nos dice que no hay dinero para sanidad ni para educación. Que los presupuestos de servicios sociales o dependencia deben ser recortados. Que la mendicidad es una molestia, no un drama a solucionar. Cuidar y presupuestar convenientemente los servicios públicos debe ser el objetivo de los gobernantes. Sin embargo, su única meta es convertir a Madrid, cueste lo que cueste, en el ombligo del mundo durante un mes, mientras uno de cada cinco españoles está en situación de pobreza.

Por todo esto, no quiero que Madrid albergue los Juegos Olímpicos del 2020.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: