Todo sigue siendo falso, salvo alguna cosa

Mariano Rajoy ayer, en el plano del Congreso. http://www.vozpopuli.com

Mariano Rajoy ayer, en el plano del Congreso. http://www.vozpopuli.com

Por fin llegó el día. Mariano Rajoy ha mencionado directamente a Bárcenas y ha dado, en un discurso en sede parlamentaria, su versión de los hechos sobre la trama corrupta que afecta a su persona y su partido. Es pocas palabras, esta versión se resume así: su ex-tesorero es un presunto chorizo que le tuvo engañado porque él es buena persona. Sin embargo, todo las acusaciones que se vierten sobre él, y las dudas que se levantan sobre la financiación del partido, son mentiras lanzadas por ese presunto chorizo, en prisión preventiva, que tiene como objetivo no pagar por sus delitos. Pero además, para colmo (del Presidente) esas mentiras son aprovechadas por algunos medios de comunicación y algunos políticos para usarlas en su contra y derribarle del poder, algo que no conseguirán.

Precioso.

Rajoy, junto a la Vicepresidenta, sentado en su escaño. http://www.elpais.com

Rajoy, junto a la Vicepresidenta, sentado en su escaño. http://www.elpais.com

No voy a entrar en la mentiras expresadas por Mariano Rajoy ante los representantes de la soberanía nacional. Quien quiera hacerse una idea puede leer este artículo de Nacho Escolar, por ejemplo. Me voy a centrar en las ocho preguntas directamente relacionadas con Bárcenas que, bajo mi punto de vista, debería haber respondido Rajoy. Se podría calificar esas ocho explicaciones de mínimo exigible a cualquier cargo público. El Mundo llega a plantear cincuenta incógnitas sobre el caso.

  1. ¿A que se debe la evolución en el trato al ex-tesorero? Como ya he mencionado, Rajoy lo ha achacado a su personalidad confiada y bienpensante, pese a la cual “desde hace cuatro años el señor Bárcenas ya no es tesorero del Partido Popular y que desde hace más de tres no ostenta ninguna representación política, ni siquiera militancia en ese partido”. Al Presidente se le olvida señalar aquí que le mantuvo el coche oficial, la secretaria y el despacho hasta enero de 2013, junto con el sueldo hasta un mes antes. Sin embargo, si señaló que su relación con Luís Bárcenas finalizó al llegar la comisión rogatoria desde Suiza, con las primeras informaciones sobre las cuentas del ex-tesorero, cosa que sucedió en noviembre de 2012. Gracias a los SMS publicados por El Mundo (aquí se pueden ver transcritos), y verificados por el propio PP, sabemos que esa afirmación es falsa, pues la relación entre Bárcenas y Rajoy se mantuvo, al menos, hasta el 14 de marzo de 2013.
  2. ¿Por qué el Partido Popular le pagó un sueldo, entre otras cosas, hasta diciembre de 2012? Nada ha dicho sobre este asunto. Pese a las informaciones periodísticas ya señaladas, el Presidente ha negado la evidencia al afirmar que el partido cortó relaciones con Bárcenas hace tres años. Es triste pero la mejor explicación sigue siendo aquella que realizó en diferido María Dolores de Cospedal.
  3. ¿Por qué el Presidente mantuvo una relación vía SMS, que sepamos, con Bárcenas? Tampoco sobre ésto se ha pronunciado directamente el Presidente. Solo una alusión: “Confié en el señor Bárcenas, y le contesté y hablé con él”. Pues bien, si el último contacto conocido data del 14 de marzo de este año, ¿debemos entender que Rajoy confiaba en Bárcenas después de que aflorasen sus opacas cuentas bancarias suizas?
  4. ¿Qué quiere decir “Luis, nada es fácil, pero hacemos lo que podemos. Ánimo”? Otra vez, ninguna alusión directa. Solo dos frases que no aguantarían un pulso con la hemeroteca: “Haremos todo lo que haga falta para contribuir a que la verdad se aclare cuanto antes”, y “No se ha escuchado por nuestra parte ni una sola crítica, ni una sola queja sobre la acción de la Justicia”.
  5. ¿A qué se debe el cambio de actitud del PP en el caso Gürtel-Bárcenas? Aquí se que hay respuesta. Rajoy y su equipo han creado el siguiente hilo argumental para explicar estos cambios: Al principio, todos los indicios hicieron sospechar al PP que el caso Gürtel era en realidad una persecución política en su contra. Persecución que se mantiene en la actualidad, pues cualquier información o comentario sobre los sobresueldos irregulares o la posible financiación ilegal del PP son “mentiras, manipulaciones e insidias maliciosas”. Y de entre todas las informaciones que esta persecución ha generado solo hay una verdad: Bárcenas es un presunto evasor, un delincuente, un garbanzo negro, que se aprovechó durante viente años de la bondad de Rajoy y del PP.
  6. ¿Ha existido un chantaje por parte de Bárcenas hacia el PP o hacia el Gobierno? ¿Si o no? Definitivamente si. Tras un ejercicio lingüístico propio de Luís XIV, en el que Rajoy se volvió a equiparar a todo el Estado de Derecho, aseguró que “El Estado de Derecho, Señorías, no admite chantaje”. Lo que quiere decir que dicho chantaje si se ha producido.
  7. ¿Como puede explicar la correlación entre algunos pagos registrados en los “papeles de Bárcenas” y adjudicaciones entregadas por gobiernos del PP a esos pagadores? El Presidente no ha querido o no ha podido explicar nada sobre este tema.
  8. Si es cierto que solo fue cosa de una oveja negra que se aprovechó del PP, ¿por qué nadie asume la responsabilidad política in vigilando? Mariano Rajoy ha asumido su culpa a la hora de confiar en Bárcenas, pero no su responsabilidad. ¿Se puede confiar el Gobierno de un país a alguien que elige de forma tan nefasta a sus colaboradores? Sin embargo, ese interrogante nos lleva a la nada pues el Presidente, equiparando de forma interesada responsabilidad política y responsabilidad judicial, afirmó “No soy culpable. Ni dimitiré ni convocaré elecciones”.

En definitiva, pocas respuesta y muchas mentiras. Sorprende que existan personas a las que Mariano Rajoy haya convencido.

No me gustaría concluir sin dejar antes cuatro apuntes.

Afredo Pérez Rubalcaba junto a Soraya Rodríguez ayer, en su escaño. http://www.elpais.com

Afredo Pérez Rubalcaba junto a Soraya Rodríguez ayer, en su escaño. http://www.elpais.com

El primero es sobre el PSOE: muy mal le seguirá yendo si mantiene a un Secretario General que puede ser constantemente citado por el Presidente para eludir sus responsabilidades políticas.

El segundo es sobre el crédito extra que Mariano Rajoy le ha dado a Izquierda Unida y a Unión, Progreso y Democracia. Empeñado el Presidente en ignorar tendencias de voto, no se ha percatado que el bipartidismo está en proceso de hundimiento. Y la centrar su discurso en las palabras pasadas de Rubalcaba solo ha conseguido que ambos queden igualados por abajo, enfangados en los mismos barros que ha generado el sistema de la Transición, y que la sociedad se quiere limpiar.

El tercero es sobre el concepto de democracia que tienen Mariano Rajoy y el Partido Popular. La ciencia política tiene catalogados varios tipos de democracia: la democracia directa, la democracia constitucional, la democracia consuetudinaria, la e-democracia, la democracia participativa, la democracia censitaria, la democracia jacksoniana, la democracia parlamentaria, la democracia presidencialista, la democracia popular, la democracia liberal, la democracia radical, la democracia representativa,… Pues bien, desde ayer existe un nuevo tipo que los politólogos deben evaluar: la democracia hipócrita. Una democracia hipócrita puede tener las mismas características que cualquier otra democracia, con una excepción: se debe paralizar su normal funcionamiento cuando un caso de corrupción afecte al partido en el gobierno. La prensa no debería sacarlo a relucir, y la oposición actuaría de forma irresponsable si preguntase por ello, pues ambos actos atentan contra la imagen de país. Esta es la idea de democracia que tiene el PP, con Rajoy a la cabeza. Una idea muy propia de pecadores de confesionario, o de antiabortistas en Londres.

Finalmente, el cuarto apunte trata las consecuencias que debiese tener el discurso pronunciado ayer por el Presidente, en el cual, ante toda España, ha confirmado la existencia de sobresueldos (a partir de ahora denominados “remuneraciones complementarias por razón del cargo” o “anticipos o suplidos a justificar por gastos inherentes al desempeño del cargo”), y ha admitido el error de confiar en Bárcenas como Gerente, y el de nombrarle Tesorero. Es decir, que el Presidente del Gobierno ha admitido su responsabilidad in vigilando, agravada por tres hechos:

  1. Fue él quien ascendió a Bárcenas tras el dramático Congreso Nacional de Valencia, en 2008.
  2. Fue su inmediato superior durante dos periodos: entre 2003 y 2004, cuando eran Gerente y Secretario General; y entre 2008 y 2009 (al menos), cuando eran Tesorero y Presidente del partido
  3. Desde 1990, cuando Rajoy entra en la Ejecutiva Nacional del PP como Vicesecretario, y hasta 2003, comparte con Bárcenas escalafón organizativo.

Y pese a esos 19 años de convivencia, Mariano Rajoy Brey no vio nada, según su propio testimonio. Y todo ello mientras cobraba sobresueldos.

Solo por lo reconocido debería dimitir.

Rajoy ayer, pensativo, en su escaño. http://www.elpais.com

Rajoy ayer, pensativo, en su escaño. http://www.elpais.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: