El alzhéimer del ególatra.

Publicado, con ligeras modificaciones, en las “Cartas de los Lectores” de El Periódico de Catalunya bajo en título #Aznar: La enfermedad del olvido, y en la edición en papel de ese mismo periódico del 23/05/2013, página 11.

La entrevista realizada ayer al ex-presidente José María Aznar en Antena 3 pasará a los annales de la Medicina, pues mostró con toda su dureza una enfermedad que viene persiguiendo a la humildad desde el principio de los tiempo: el alzhéimer del ególatra.

Quien la padece, olvida cualquier tacha en su currículo, y olvida, en consecuencia, cualquier tipo de autocrítica sobre su pasado, hasta el extremo de llegar a poco menos que postular su propia canonización.

José María Aznar padece esta enfermedad. Ayer olvidó que fue él quien mantenía contactos contractuales con Correa. Olvidó que su partido no estaba compuesto por su sola persona, y se fue sin aclarar si había permitido sobresueldos. Olvidó que no luchó contra la corrupción del caso Naseiro. Al contrario, amparó a Trillo para que torpedeara el proceso judicial hasta hundirlo, como ha tratado de hacer ahora con la Gürtel-Bárcenas. Olvidó también que Berlusconi era un gran amigo suyo cuando ya estaba siendo perseguido por la Justicia italiana. Olvidó que no tenía tanta altura moral cuando si situó en la foto de las Azores. Olvidó las campañas de los grupos de la derecha mediática, justas o injustas, contra González y Zapatero. Olvidó que hablaba catalán en la intimidad, y que la Constitución le importó más bien poco cuando necesitó el apoyo parlamentario de CiU y el PNV. Olvidó los delitos que le imputan a su buen amigo Miguel Blesa, por él situado en Caja Madrid. Olvidó que fue él quien tuvo de gerente a Bárcenas. Olvidó que fue él quien designó a Rajoy. Olvidó sus mentiras de los días 11M, 12M y 13M, y la presión diplomática y mediática que ejerció para sustentarlas. Y sobre todo, olvidó que fue su política económica, fundamentada en la Ley de Suelo de 1998 y en las campañas tendentes a aumentar irracionalmente el número de propietarios en este país, la que provocó la burbuja inmobiliaria, que tanto negaron, y que ahora nos ha estallado en la cara, salpicándonos de deudas y corrupción.

Sinceramente, a mí no me gustaría que una persona que padece el alzhéimer del ególatra tenga cualquier responsabilidad política. Y mucho menos si esa persona es uno de los principales responsables políticos de la situación en que vivimos.

Anuncios

2 responses to “El alzhéimer del ególatra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: