Seis claves para comprender al Gobierno Letta.

Giorgio Napolitano y Enrico Letta. http://www.huffingtonpost.es/

Giorgio Napolitano y Enrico Letta. http://www.huffingtonpost.es/

Italia tiene por fin un gobierno. Tras todos los problemas que se han sucedido tras las elecciones de febrero, Giorgio Napolitano eligió para conseguirlo a Enrico Letta, del Partido Democrático (PD), y él ha conseguido llevar a cabo esa misión, conformando una alianza con Monti y Berlusconi. Sin entrar en los nombres de los nuevos ministros, algo sobre lo que ya se ha escrito profusamente, si me gustaría aportar  seis claves que me parecen importantes para comprender, tanto en el presente como en el futuro, al Gobierno Letta.

1º Letta no es un progresista, ni un socialdemócrata, lo cual le facilita su entendimiento con Monti y Berlusconi. El PD surgió de la unión de Demócratas de Izquierda (DI) con Democracia es Libertad-La Margarita (DL). El primero es el heredero de aquel Partido Comunista Italiano de  Achille Occhetto que, tras la caída del muro de Berlín, giró hacia la socialdemocracia y un institucionalismo muy fuerte, que explica en parte los comportamientos y decisiones de Pierluigi Bersani y Giorgio Napolitano, ambos miembros de DI. Por su parte, La Margarita era el resultado de la unión del Partido Popular Italiano (PPI), heredero directo de la Democracia Cristiana, junto con los liberales Los Demócratas, de Romano Prodi, y Renovación Italiana. Pues bien, Letta sale del PPI, un partido demócrata-cristiano que vio su alma partida en dos en 1995 por obra y gracia de Berlusconi. Una mitad se unió al populismo conservador de Il Cavaliere, mientras que la otra mitad dio la mano a los liberales de Prodi. Letta es de esa segunda mitad. Para situarle en el espectro ideológico basta señalar que fue presidente de las juventudes del Partido Popular Europeo.

2º No es un gobierno de concentración. La negativa a entrar en él de la izquierda representada en las instituciones, Izquierda Ecología Libertad (SEL) y el Movimiento Cinco Estrellas (M5S), fieles a su palabra de no pactar nunca con Berlusconi y de renegar de la vieja política, impide que lo sea.

3º No se ha escuchado la voluntad popular. Y no se ha hecho en un triple sentido. Primero, ningún cabeza de cartel está en el gobierno, lo cual le resta mucha legitimidad democrática, que es algo que demandaban los italianos tras el paréntesis Monti. Segundo, esos mismos italianos suspendieron el experimento tecnócrata cuando le otorgaron un pírrico 10% en las elecciones. ¿Y qué se encuentran después de eso? Más tecnócratas en el gobierno. Y tercero, la coalición vencedora, Italia. Bien Común, obtuvo el triunfo con, entre otras promesas, no pactar con el amo de Arcore y superar las viejas formas políticas características de La Casta, para finalmente no hacer lo uno, ni lo otro.

Silvio Berlusconi seguido por Angelino Alfano. www.elpais.com

Silvio Berlusconi seguido por Angelino Alfano. http://www.elpais.com

4º Berlusconi sobrevive. Después de la maniobra de Napolitano. Después de poner entre paréntesis la democracia. Después de que todos adjuraran del él. Después de todos los escándalos. Después de tenerle contra las cuerdas. Después de todo eso, Silvio Berlusconi ha logrado sobrevivir. Y no solo eso. Ha conseguido ser imprescindible, otra vez.

5º El Gobierno no será estable. O mejor dicho, la estabilidad del gobierno dependerá de las decisiones que tome Angelino Alfano. Actual número dos de El Pueblo de la Libertad (PdL), ha asumido ser Viceprimer Ministro y Ministro de Interior. Y cuando Il Cavaliere decida anteponer sus intereses personales a los del Gobierno, y ese momento llegará, Alfano deberá decidir a quién le debe lealtad. Es preciso recordar que este Alfano es quien redactó la homónima Ley Alfano, construida en su día para otorgar inmunidad a Berlusconi frente a sus procesos judiciales. Pero bueno, al fin y al cabo, no sería la primera persona que realiza la acción de “matar al padre”.

Beppe Grillo. world.time.com

Beppe Grillo. http://world.time.com

6º Beppe Grillo no es el gran culpable de la supervivencia de Berlusconi. Es algo que he leído especialmente en las páginas de El País, de la mano de su corresponsal en Roma, Pablo Ordaz, quien asegura que fue la negativa del M5S a formar gobierno con Bersani lo que condujo al caos que vino después, y salvó políticamente a Berlusconi. Este es un argumento falaz en un doble sentido. Por un lado, el M5S propuso al PD comenzar a legislar las reformas que ambos creían que necesitaba el país, manteniendo interino al Ejecutivo de Monti, y una vez que esas reformas fuesen aprobadas, ya se hablaría de formar un gobierno sobre unos cimientos nuevos. ¿Por qué se pone el foco en la negativa de los grillini y no en la del PD? Y por otro lado, también es un argumento falaz porque, suponiendo que PD y M5S hubiesen llegado a un acuerdo de gobierno, Berlusconi se hubiese quedado como jefe de la Oposición, y le hubiese sido muy fácil alzar la populista bandera de que comunistas y ácratas se unían para hundir Italia. Grillo no es perfecto, pero no es el responsable de la situación política de Italia. Esa responsabilidad es de La Casta, que durante décadas se ha preocupado más de guardar sus asientos que de la gobernabilidad del país.

Estos son seis puntos que creo que son muy importantes para entender lo que ha pasado, y lo que pasará, en Italia. Y la conclusión que saco al mirarles en conjunto es que La Casta se ha agarrado fuerte al poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: