La libertad en peligro. El affaire Feijóo, y González el censurador.

La imputación de la Infanta Cristina en el Caso Urdangarín, con todo lo que ha supuesto, ha postergado de las primeras planas unas peligrosísimas palabras pronunciadas por el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en la tertulia de Jiménez Losantos en esRadio, refiriéndose a las ya célebres fotografías de Feijóo con el narco Marcial Dorado. En concreto, centrándose en la publicación de las imágenes aseguró que “deberíamos establecer un límite” porque “le está produciendo un daño social [a Feijóo] en medio de la opinión pública” que “no tiene que ver con sus responsabilidades políticas”. Para comprender en toda su profundidad estas declaraciones, lanzadas como un globo sonda en un medio afín, debemos tener en cuenta varias cosas:

1º Que los periodistas autores de la información, Xosé Hermida y Elisa Lois, siguieron todos los cauces requeridos por la profesión, y la ley, antes de publicar las imágenes, y que nada de lo publicado es falso.

2º Que la libertad “a comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión” está reconocida y protegida por el artículo 20.1 de la Constitución Española.

3º Que pese a que la reacción de Alberto Núñez Feijóo fue en un principio acertada, las incongruencias del mensaje que lanzó, y las informaciones posteriores que han ido apareciendo (aquí, aquí, aquí, aquí y aquí hay algunos ejemplos), demuestran como mínimo su falta de sinceridad, y hacen todavía más relevante la información. Algo que se demuestra cuando se observa que ya ha optado por el enrocamiento, tan propio de Génova 13.

4º Que las imágenes si tienen que ver con las responsabilidades políticas, y públicas, del señor Feijóo, pues en los años de su amistad, creyendo las fechas que aporta el propio Presidente gallego, con el conocidísimo contrabandista Dorado, fue Vicepresidente y secretario general del Servicio Gallego de Salud, Secretario General de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, y Presidente del Insalud. Y por mucho que los populares usen técnicas goebbelianas, esas realidades no se borrarán.

Teniendo en cuenta estos puntos ¿qué límite pretende instaurar Ignacio González para controlar ese daño a las personas? Está claro que la noticia era relevante y fidedigna, por lo que los límites del periodismo no se han rebasado. La clave entonces está en las palabras “le está produciendo un daño social en medio de la opinión pública”. Lo que pretende Ignacio González, sin rubor alguno, es blindar a los políticos de publicaciones que destapen sus corruptelas y dañen, en consecuencia, su imagen pública. Es decir, censura, pura y dura. Y esta tentativa hacia la aceptación de la censura sale del mismo partido que, en boca de otra importante dirigente, habló de “modular” el derecho a manifestación, otro derecho fundamental.

Hace meses leí que a Ignacio González le costaba marcar un perfil propio bajo la alargada sombra de la lideresa Aguirre. Pues bien, parece que para definirse ha escogido el giro Gallardón, hacia la derecha más dura e intransigente.

Anuncios

One response to “La libertad en peligro. El affaire Feijóo, y González el censurador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: