Y al día siguiente, la izquierda debería aprender a sumar.

Sumar debería ser una doctrina para la izquierda. Sumar para que nadie olvide lo importante: el incremento de la desigualdad, que campa a sus anchas, y el deterioro constante en la calidad de vida de los españoles. La gente lo ve, y cree en las alternativas por la izquierda, frente a la draconiana austeridad que se nos impone, y que está asfixiando la economía de las familias españolas. La existencia de esta creencia se demuestra observando que la izquierda ha subido tanto en Galicia como en Euskadi. Pero el crecimiento no se nota, pues medran divididos, y permiten que la derecha se apunte la victoria, y se la tome como un refrendo a sus políticas. En Galicia, la caída del Bloque Nacionalista Galego (BNG), dividido y vuelto a dividir, ha sido compensada con la impresionante irrupción de la Alternativa Galega de Esquerda (AGE), tanto que si tomamos sus resultado en conjunto, y los comparamos con los resultados que obtuvieron en 2009 IU y BNG, observamos un crecimiento del 20´62%, casi 60000 votantes más. En Euskadi, la suma de Ezker Batua, Ezker Anitza y Equo ha incrementado los resultados que en 2009 obtuvo la primera de ellas, antes de fragmentarse de forma cainita, en un 62´54%, y eso pese a la irrupción de EH-Bildu, recordando la existencia del sustantivo “izquierda” dentro del apelativo izquierda abertzale, cuyo resultado ha multiplicado por doce el obtenido por Aralar y Eusko Alkartasuna (EA) hace tres años. Resultados tan espectaculares no pueden atribuirse, como ha hecho Soledad Gallego Díaz, al componente soberanista tanto de EH-Bildu, como de Anova, la formación de Xosé Manuel Beiras, dentro de la coalición AGE. Hay algo más. Hay indignación con la política tradicional. Hay rabia por la situación socio-económica. Hay ganas de cambio.

Para concluir, está claro que a que los populares puedan presentar los resultados de ayer como un espaldarazo a sus políticas no solo ha contribuido el despeñamiento del PSOE. También ha ayudado la división de los partidos de la izquierda alternativa, encharcados en sus debates de piscina –afortunada expresión que escuché a Antón Losada-, o sosteniendo banderas soberanistas que todo lo curan, olvidando que lo que debe importar a la izquierda, más allá de los personalismos, la ortodoxia o los torreones soberanistas, es la igualdad, el reparto equitativo de la renta nacional, el fin de esta suicida austeridad, la implementación de políticas de crecimiento económico, el fin de los privilegios para el poder financiero,… Señores y señoras a la izquierda del PSOE, reconsideren sus prioridades, planteen una alternativa progresista, común y justa a la salida de la crisis, y cuando lo hayan conseguido, si quieren, entren otra vez en sus piscinas a debatir sobre su ortodoxia, su nacionalidad, o sobre el sexo de los ángeles.

Anuncios

2 responses to “Y al día siguiente, la izquierda debería aprender a sumar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: