Radical, irresponsable y antisistema

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, se ha superado. Era difícil. Tenía el listón muy alto pero lo ha conseguido. Ha calificado los paros convocados por el Sindicato de Estudiantes para los días 16, 17 y 18 de octubre, en protesta por la reforma educativa y el aumento de las tasas universitarias, como “una huelga política inspirada en supuestos de la extrema izquierda radical y antisistema”. Pero, por supuesto, no se ha quedado ahí. Para este ministro de propaganda atacar a los estudiantes no era suficiente. No ha tenido bastante con vilipendiar a una generación que ve como ante sus ojos se derrumba su presente y su futuro, que siente que estalla la burbuja en la que la habían envuelto, que sabe que no luchará por el progreso de sus condiciones sociales, pues lo tendrá que hacer por el mantenimiento de unos mínimos derechos. No era suficiente escupir en la cara de nuestros adolescentes. La viperina lengua ministerial tenía que salpicar también a sus padres, que desde la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha apoyado la convocatoria, y la secundará el día 18, llamándolos “irresponsables”, y calificando de “muy negativo” que este colectivo de padres anime a “vaciar las aulas” el próximo jueves, cuando, a su juicio, “tienen la obligación de procurar la mejor educación de sus hijos”. Eso intentan, señor Ministro. Por eso secundan la huelga.

Llegado a este punto de perversión de los juicios de valor, creo que es útil aclarar al señor Ministro que el radical es quien habla de “españolizar” alumnos, no quien cree que todos deben recibir una enseñanza libre de adoctrinamientos; que el irresponsable es el ministro que promueve, a través de mentiras, una degradación progresiva de la universidad pública; y que el antisistema es quien pretende destrozar la parte del sistema que depende de él subiendo las tasas, eliminando las ayudas y reduciendo las becas, mientras conduce al sistema educativo español a encuadrarse en un marco más propio de los años 50 que del siglo XXI.

Una sociedad seria no se puede permitirse que se desprecie a la educación. Una sociedad seria no debe dejar que deseche de esta manera su futuro. Una sociedad seria tiene el deber de apoyar y arropar a sus jóvenes en esta lucha por una educación pública, gratuita y de calidad, porque es una inversión, no un gasto, y porque de esa manera lucha por su propio porvenir, por su propia supervivencia.

Debemos animar a nuestros jóvenes a secundar y sustentar los paros convocados por el Sindicato de Estudiantes esta semana. Debemos aplaudir a los padres y madres que les han apoyado. Y no podemos permitirnos tener por más tiempo a un radical, irresponsable y antisistema instalado en el ministerio de Educación.

Por la dignidad del presente, y la seguridad del futuro.

Anuncios

One response to “Radical, irresponsable y antisistema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: